Tres mujeres hincandas rezan en un templo.
“Yo les aseguro que, si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá”. – Mateo 18, 19-20

El cambio climático está dañando nuestro planeta y afectando a nuestra familia humana, especialmente a las comunidades que ya sufren pobreza, hambre, desplazamiento forzado y otras injusticias.   

Únete a esta cadena de oración pidiendo a nuestro Padre Amado que proteja a nuestros hermanos más vulnerables al impacto del cambio climático, que no nos haga indiferentes al clamor de nuestro planeta y de los más pobres, y que nos impulse a actuar con prontitud.  

El tiempo se está acabando. Nuestro planeta y nuestra familia necesitan de tus oraciones. 

  

*Foto de Oscar Leiva/Siilverlight para CRS