BOL201614508_SPA
Benito Aima sostiene sus redes de pesca. Su barca solía mecerse sobre el agua del lago Poopó en Bolivia, pero éste se secó por completo. Foto de Philip Laubner/CRS.

Los pescadores tienen cada vez menos lugares dónde pescar. Los agricultores están perdiendo sus cosechas y las familias sus hogares. Comunidades enteras se ven obligadas a buscar nuevos lugares y nuevas formas de vida.

El cambio climático está condenando a millones de personas a la pobreza, y nuestra fe nos llama a actuar sin demora.

Tu voz, tus talentos y tus oraciones y apoyo son necesarios para ayudar a nuestros hermanos más vulnerables al cambio climático y erradicar la pobreza mundial.

Comprométete a ser parte de este movimiento de personas que trabajan unidas para crear un cambio duradero en nuestro mundo. Al hacerlo, recibirás gratis una oración por el cambio para que te unas en oración por nuestra familia humana.

¡Este es tu momento y tu movimiento! Construyamos juntos un mundo que beneficie a todas las personas y defienda la dignidad humana: nuestro planeta y nuestra familia mundial dependen de ello.